Nunca subestimes a una niña de 2 años

Esta semana pasada he tenido vacaciones, pero vacaciones de verdad de las que las dedico a mi misma, esas de el buen padre a trabajar y la buena hija a la guardería, de esas en las que he puesto a prueba en qué nivel de malamadre estoy.
Cuatro días que me han parecido veinte, hacía mucho que no tenía esta sensación , bien o mal, pero creo que demasiado tiempo sin sentirla.
Mañanas enteras en StarBucks, largas conversaciones con amigas hablando de todo y de nada, paradas para comer a la 1 un lunes y a las 4 un miércoles, cafés en silencio absoluto, de esos que te recreas en su aroma, copas de vino en una terraza mirando el paisaje, paseos por Ikea SOLA y tiempo,…tiempo  para parar, tomar aire y coger carrerilla,….
Algunas pensareis en descansar como tal pero mis cafés en silencio me dan para una hoja completa de mi agenda con todo lo que quiero hacer, esa lista interminable que me harán falta 3 vidas para acabarla!!
Pues sí, todo maravilloso, maravilloso excepto en una cosa,…el caso es que estoy acostumbrada a llevar a Sara al cole por la mañana y en principio todo genial (como siempre) pero de repente el miércoles tuvimos una auténtica odisea en la entrada al cole, lloros, pucheros, lamentos, brazos extendidos gritando mami!, vamos como un primer día de guardería en toda regla.
Y así toda la semana, por supuesto como os decía antes, poniendo a prueba mi nivel de malamadre porque claro, le dices a la buena abuela que se ha quedado llorando en el cole y en esos dos segundos de silencio escuchas en tu interior una vocecilla que dice , ” desde luego, de vacaciones y la dejas en la guardería de 9 a 5 con comedor y LLORANDO” ; pues sí, reconozco que lo pensé, pensé que era muy malamadre y que me la podía quedar aunque solo fuera el viernes y así disfrutar de ella y todo eso que se suele decir,…pero en ese momento pensaba eso de “pero realmente es por su bien, y total en el cole se lo come todo y en casa no quiere de nada” y “claro, tampoco esta bien que porque llore me la lleve porque eso es consentirla”.
Total,que ella y su cuento (según la seño) de que no quería comer en el cole no sirvió de nada y durante toda la semana se quedó en el cole, como os digo achacándolo a que de repente no le gustaba quedarse en el comedor.
Lunes, vuelta al trabajo, suena el despertador y maratón para llegar a todo a tiempo,…y de repente, NI UNA LAGRIMA, ni un puchero, ni un no quiero ir al cole , ni mamá, ni nada de nada de nada!
Yo, inocente de mi, pensando que la pobrecilla le había cogido miedo a la seño del comedor, que le habían obligado a comerse las lentejas sin quererlas , o que un niño le pegaba, …buscando una explicación al porque de los lloros repentinos cuando la explicación estaba delante de mis narices.
IMG_2633
Parece en que esa cosita de 30 meses , esa con cara de buena y de pilla a la vez, había decidido intentar sabotearme las vacaciones, sí, a eso llego a la conclusión hoy, después de estar toda la semana pasada sintiéndome malamadre (esta vez sin estar orgullosa de ello) asi qué madres, de verdad os digo que NO SUBESTIMÉIS A VUESTROS HIJ@S sobre todo si estáis de vacaciones de malamadre….
Lorena 

2 pensamientos en “Nunca subestimes a una niña de 2 años

Me encataría que dejaras un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s